En este momento estás viendo Entrenar con resaca…

Entrenar con resaca…

Fin de semana, cenas de empresa, celebraciones familiares o deportivas, lo que sea, o simplemente sales de fiesta o a bailar, te acuestas tarde y al día siguiente ¿piensas que estarás en condiciones de entrenar?

En mi caso… no, rotundamente no, tampoco es que salga mucho, pero cuando hay compromisos de este tipo, es complicado compaginarlo todo, te acuestas a las tantas y al día siguiente, como no has dormido, tienes resaca, esa sensación de jet lag.

Total, que este fin de semana, he descansado, al menos de hacer deporte, han sido tres días en los que no he corrido, ni ido al gym… eso sí, he disfrutado de Zegama por televisión…

Y hoy lunes, por fin ya me he calzado las zapatillas y para la pista y el gimnasio.

El descanso es imprescindible para rendir bien, pero aún así, cuando llevas un par de días sin deporte (para mí es un poco el límite) luego lo notas, porque ves que has perdido un poco la forma, más que la forma, esa especie de magia que tienes cuando te sale absolutamente todo o cuesta menos lograrlo de lo que te esperas.

Entrenar con resaca, alguna vez lo he hecho, no te aporta absolutamente nada, y es recomendable que descanses bien antes de volver al entrenamiento, es preferible saltarse la sesión siguiente, a acabar agotado o no conseguir el nivel esperado.

Además, cuidado con el alcohol, que no es un hábito saludable, pero si sales y bebes un día en concreto, que tengas en cuenta que deshidrata, y además unido al calor de estos días, el running puede ser contraproducente.

El pajarón puede estar asegurado.

Por mi parte hoy, tampoco ha sido nada del otro mundo, media hora de trote suave y media hora de elíptica, para quitarme las telarañas.

Deja una respuesta