8 Km. corriendo en el Faro de Tarragona

8 Km. corriendo en el Faro de Tarragona

Entre que el mes de febrero es corto, y que después de participar en la carrera de 15K del maratón de Tarragona me tomé unos días de descanso, la verdad es que tengo la sensación de que no voy a acabar haciendo muchos km., pero bueno, aún quedan días para ponerle remedio.

Hoy domingo el corazón me pedía una tirada larga de carrera contínua en toda regla, pero sabía que tenía que ser consciente de tampoco estoy tan preparado como para meterle caña sin varios días de entrenamiento antes de volver a probar.

De todas maneras el escenario ideal, en este domingo de carnaval, era intentar buscar un lugar en el que pudiera escaparme un poco de todo el ambiente festivo, y también hacer algo distinto que volver a la pista de atletismo…

Tengo muchas opciones, algunas de ellas aún por descubrir, pero esta vez he ido sobre seguro, he vuelto a desplazarme hasta Tarragona para correr en el circuito del Faro.

Es imperdonable no aprovechar la ocasión siempre que se puede de correr junto al mar, teniéndolo a tan pocos km. de distancia como lo tengo, es algo que me llena, y me emociona (porque me hace recordar competiciones y entrenamientos de años anteriores).

Faro Tarragona

El Faro de Tarragona, uno de los símbolos del circuito marítimo.

A pesar del frío, menos de 4ºC, la humedad (65%) y de que el viento ha soplado un poco, enseguida me he encontrado conmigo mismo al poco de trotar, descubriendo, que a las 8 de la mañana no era precisamente el único que hacía ejercicio.

Como las listas de reproducción que me suelo preparar las tengo ya demasiado escuchadas y buscando el efecto sorpresa, me he puesto una playlist del Spotify llamada Running UK, quizás buscando el efecto sorpresa, y aunque algunos de los temas que sonaban no eran del estilo habitual, la verdad es que me ha servido precisamente para desconectar y aguantar el ritmo.

Por cierto, me noto más cómodo corriendo más rápido, son unos segundos, pero ya no son aquellos 5’/Km. tan justos, rodando ya en 4’4x, en unos meses he conseguido mejorar, y esto también me anima, porque por edad, en teoría no debería ser así.

También debo decir que mi filosofía desde después de la lesión ha cambiado un poco, creo que me he soltado más, y que por eso ya no me da miedo alargar la zancada un poco más e intentar poner en práctica la poca técnica que sé y que había ido perfeccionando.

En definitiva, 8 Km. muy frescos, en menos de 40′ en un paraje espléndido como es el del circuito del Faro de Tarragona.

Es aburrido entrenar en la pista de atletismo

Es aburrido entrenar en la pista de atletismo

Este mes de febrero me está costando arrancar, y los poco entrenamientos que he realizado han sido íntegramente en la pista de atletismo, uno de ellos incluso sin escuchar música y el experimento (o por lo menos las sensaciones) no fue como esperaba.

Me viene esa duda de si entrenar en la pista de atletismo es algo monótono y aburrido, y ciertamente dar vueltas y vueltas sin ver nada más no es precisamente lo que más me gusta, pero reconozco que es una buena opción por otras razones.

Entrenar en pista me permite poder correr con pantalón corto y cambiarme de ropa en función del clima (algo impensable en la calle), por otro lado también consigo un grado de concentración (o aislamiento), es importante estar ajeno al tráfico, al resto de personas, coches, semáforos… y por último, tengo un gimnasio justo al lado, en el que puedo complementar cualquier tipo de ejercicio que realice en pista.

El viernes, como hoy, es el día laborable que tengo más fácil correr, porque salgo a las 16h. y esto supone poder pegarme un par de horitas sin tener que preocuparme precisamente por llegar más tarde a casa.

Después de unos días sin entrenar, de nuevo he vuelto a correr en la pista, otra vez dando vueltas, total 6 Km., muy agosto, y tras eso bicicleta y musculación…

Volver a entrenar después de una carrera larga

Volver a entrenar después de una carrera larga

Volver a entrenar tras una carrera de una distancia más o menos larga (desde 10 Km.) siempre se convierte en algo complicado, porque dependiendo de las sensaciones que se hayan tenido en competición puedes tardar más o menos en hacerlo.

El domingo acabé algo forzado, con alguna molestia en la rodilla (han ido desapareciendo…) y con el miedo a no tener las piernas en condiciones, por eso me he tomado 3 días de relax atlético, de no entrenar, de no tener prisa por volver.

Por esa razón hoy sabia que debía volver, pero mi idea era la de meterme en el gimnasio, ver como tenía las sensaciones, y una vez en la bicicleta y en las máquinas de musculación, al notar que las piernas parecían estar en su sitio, me he animado a salir a correr a la pista de atletismo.

En la pista he comenzado a trotar, y he acabado haciendo unos 4 km. y pico en 19 minutos, en plan fartlek, con sprints cuando me lo pedía el cuerpo y algo más suave cuando me apetecía… más allá del tiempo, lo que buscaba era disfrutar, y eso lo he conseguido.

Marató de Tarragona 2018

Marató de Tarragona 2018

Hoy por fin se ha disputado la 8ª edición del Maratón de Tarragona, en un año olímpico para la ciudad, y ha supuesto, una vez más, la necesidad de ir creciendo deportivamente con este tipo de eventos.

Junto con la distancia clásica del maratón se podía elegir hacer 5K, 15K ó 30K, con lo que abría la participación a atletas de todo tipo.

La prueba, organizada por el Club de Atletismo Runners Tarragona, encabezado por Juanan Fernández, pionero del running que ha conseguido que sea todo un éxito en la ciudad,  la verdad es que la labor de toda la organización ha sido fantástica y estoy convencido de que año tras año irá a más.

Este año, precisamente con motivo de los Juegos Olímpicos del Meditárreno que se celebrarán en verano en la ciudad tarraconense, todo cobraba un cierto sentido, el lugar de salida y de llegada ha sido el anillo olímpico, desde fuera hemos podido observar la pista de atletismo, que ya está (o por lo menos lo parece) en condiciones para albergar un acontecimiento de esas dimensiones.

Camiseta, fotografías, avituallamiento y medalla para todos los finishers de todas las distancias.

En definitiva, una carrera, que independientemente de  la distancia elegida será un fijo cada año.

Cómo me ha ido la Marató de Tarragona (15 Km.)

Personalmente sabía que correr 15 Km. era volver a subir otro escalón más, otra primera vez (tras la operación…) y así ha sido, reconozco que cuando me apunté era más optimista pensando que conseguiría realizar varios entrenos con una distancia considerable, pero finalmente de entrenamiento he ido más bien escaso.

Sabía que me tomaba la cosa como un entreno más que como una competición, era la mejor manera de disfrutar intentando sufrir lo mínimo.

La carrera ha tenido 3 fases muy diferenciadas, la primera la del subidón, con todos los corredores, intentando no ser demasiado lanzado a la hora de correr, hasta el km. 5 ha sido muy plácido.

La segunda fase ha costado algo más, llegar a los 10 Km. ha sido muy asequible, pero a partir de ahí se notaba que me faltaba algo de fuel.

Y en la última, que además de ser la más dura, en condiciones normales, encima el iPod (hoy he vuelto a competir sin el teléfono) se me ha quedado sin batería. Para mí correr con música es imprescindible, es lo que me motiva, lo que me ayuda a mantener el ritmo, etc.

 

A partir de aquí un poco suplicio, he rebajado el nivel, he notado mi respiración (y eso no me gusta), he notado como las piernas se quedaban pegadas al asfalto, pero aún así he conseguido trotar hasta los 14 Km., en ese punto, cuando faltaba una vuelta en la zona final, es cuando me ha entrado un poco de pajarón y junto con algo de dolor en la rodilla… gracias a los ánimos de alguna corredora he conseguido acabarla.

El cronómetro final 1h 19′, un tiempo que me recuerda más al medio maratón que a los 15 K., pero con lo que conformo, mi objetivo era precisamente acabar sin más, creo que aún tardaré en participar en carreras de mayor envergadura, como los medios maratones, lo que quiero ahora es seguir con la rutina y aumentar un poco el kilometraje, todo eso sin dejar de lado la bicicleta y la musculación.

Último entreno antes del maratón de Tarragona

Último entreno antes del maratón de Tarragona

El domingo participo en el Maratón de Tarragona, bueno, en realidad en la carrera de 15 Km., (hay tres modalidades: 5K, 15K, 30K y maratón) pero igualmente me entusiasma el hecho de poder formar parte de un evento que seguro será increíble, en un año olímpico para la ciudad, y hoy tocaba el último entreno pre competición.

La verdad es que esta semana he entrenado realmente poco, entre el clima y el trabajo no ha sido fácil sacar algún momento para correr y tenía la necesidad de tener que rodar algo antes de competir.

Será la primera vez que haré los 15 Km. en competición después de la operación de rodilla, y eso es algo que hace unos meses no podía ni imaginarme, se tratará de otra primera vez, aunque sé que tampoco estoy todo lo preparado que me hubiera gustado, solamente lo suficiente como para tener el objetivo de finalizar.

Después de algunos medios maratones a mis espaldas, aunque hace años, esta será de nuevo otra prueba con una distancia considerable, y me la tomo con todo el respeto del mundo, la verdad es que he vuelto a hacer cosas en esa semana previa a un medio maratón, una dieta rica en pasta, no beber nada que lleve gas, y descansar, al menos en el sentido atlético, lo que se traduce en entrenamientos excesivamente suaves, tanto en ritmo como en cargas.

Lo de hoy ha vuelto a tener esa esencia, la de entrenar con prudencia, la de no pasarse, la de no querer demostrar todo lo que puedo hacer, la de reservarme para el domingo.

15′ de bici y 15′ corriendo (ritmo de 5’/km.) , sin despeinarme, muy tranquilo, relajado, firmando ahora mismo ser capaz de acabar, sin más, mi triunfo personal, de nuevo, basado en el esfuerzo y en la constancia.

El Maratón de Tarragona (en su distancia clásica que son los 42 Km.) deberá esperar en ese sentido, quizá el año que viene me atreva, quien sabe, de momento debo buscar seguir creciendo de nuevo, volver a los medios maratones será mi primer reto, pero no quiero precipitarme, quiero ser precavido, no tengo prisa por conseguirlo y lo que sí quiero es disfrutar muchísimo de este deporte, de momento con el running todo han sido alegrías desde mis primeras zancadas, por el 2002…

Alternativa a la tirada larga por culpa de molestias

Alternativa a la tirada larga por culpa de molestias

Esta mañana lo tenía todo previsto para salir a correr durante una hora, con la intención de hacer la típica tirada larga (o más o menos) y así preparar sobre el asfalto la carrera de dentro de una semana.

Todo preparado, pero no he contado con el pinchazo que vengo días sintiendo en la rodilla derecha, en la zona de la rótula (la rodilla que tengo operada…), y aunque no era un dolor muy profundo que digamos, sí que era lo suficientemente incisivo  como para replantearme las cosas hoy.

Qué es mejor, ¿salir a correr a pesar del dolor con el riesgo de lesionarte o que vaya a más? o ¿buscar una alternativa al entrenamiento que te permita no perder forma y seguir entrenando.

Hoy he preferido la segunda opción, escuchar mi cuerpo es precisamente eso, no pasarse, saber cuando es mejor parar, y lo voy a decir muy claro, me ha costado mucho esfuerzo volver a correr como antes tras la lesión como para tirarlo todo por la borda por querer trotar más de la cuenta.

Alternativa a la tirada larga

La tirada larga entendida como trotar a un ritmo constante, suave durante un tiempo bastante prolongado es algo único, una sesión en la que podrás entrenar tu cuerpo para obtener una mayor resistencia.

Si busco una alternativa real a la tirada larga, la verdad es que no la encuentro, os podría hablar de tener que ir en bicicleta durante 1 hora y media, por ejemplo, todo lo que sea cardio, pero aún así esa sesión no es lo mismo, ni mueves los mismos músculos, ni tampoco es un test de lo que podría ser una carrera real, en asfalto.

Así que hoy, para no estarme parado me he vuelto a meter en el gimnasio de nuevo, y esta vez con un entrenamiento muy minimalista, tanto que lo cierto es que me da hasta cierta vergüenza reconocerlo, pero es que en esta ocasión creo que el acierto ha sido total.

Unos minutos sobre la bicicleta estática y unas buenas repeticiones en las máquinas de musculación: Abdominales, Prensa, Adductores y Abductores, todo ello para ir percibiendo como en mi rodilla derecha ese pinchazo iba desapareciendo.

En esta ocasión menos es más, y creo que de esta manera podré enfrentarme mucho mejor al reto que tengo dentro de una semana, que me hace muchísima ilusión, volver a competir en una carrera de más de 10K. de nuevo.

Sesión de gimnasio previa a la tirada larga

Sesión de gimnasio previa a la tirada larga

El domingo toca tirada larga (por lo menos eso es lo que tengo previsto), por eso hoy me lo he tomado con algo más de calma, con la necesidad de una pequeña sesión de gimnasio después de la semana laboral.

Aunque he comenzado en la pista de atletismo, tras correr 3 Km. en menos de 14′ sabía que lo mejor era continuar en el gym, no es que la pierna derecha me moleste al trotar, pero si llevo unos días con una sensación extraña (el típico pinchazo en la rodilla cuando parece que cambiará el tiempo) así que he pensado que la bicicleta junto con las máquinas de musculación me servirían para finalizar el entreno de hoy.

A falta de una semana para la gran cita del Maratón de Tarragona (participaré haciendo 15 Km.), creo que me falta correr durante mínimo una hora, con lo cual me he dedicado a fortalecer las piernas, intentando no abusar del impacto (de ahí que solamente haya hecho 3 Km.).

Mañana sábado descanso, me lo tomaré en plan relajado, y de esta manera el domingo estaré a tope para intentar correr durante una hora y pico, tampoco me obsesiono con hacer los 15K, creo que es más importante simplemente disfrutar e intentar llegar a esos 60 minutos, sobre todo para ver que realmente puedo, es casi más psicológico que no físico.

Básicamente creo que llegar a la distancia es fácil, a ritmo tranquilo, con las zapatillas más ligeras, y con todo el ambiente no debería tener problemas en carrera, pero prefiero no confiarme demasiado, de todas maneras en esta carrera me lo tomaré como un entreno.

6 km. y algo corriendo en la pista de atletismo

6 km. y algo corriendo en la pista de atletismo

Es simple, acabo mi jornada laboral, dejo el coche en el parking, y me llevo la bolsa a la pista de atletismo (está a unos pocos metros), me cambio, me preparo el smartphone y comienzo a correr en la pista de atletismo, a olvidar lo malo del día, abandono el estrés y las preocupaciones al cabo de las primeras zancadas.

Cuantas más preocupaciones o más necesito descargar toda la tensión acumulada, mejor me salen los entrenamientos, como si mi cuerpo necesitara ese subidón para continuar.

Si hace un día corrí durante 30 minutos y no llegué a hacer 6 km., hoy los he pasado haciendo unos 300 metros más, quizá he sido más regular desde el principio, pero a este tipo de sesiones solamente les pido que me ayuden a disfrutar, a pasarlo bien, sin más, si salen más km. en el mismo tiempo, entonces perfecto, pero si no, da igual, el objetivo no es ese.

Ir acumulando o coleccionando los km. para por lo menos acabar el mes con una cantidad decente.

 

Media hora corriendo es suficiente

Media hora corriendo es suficiente

Con obligaciones laborales y familiares cada vez es más complicado sacar algo de tiempo cada día para poder entrenar, a veces conseguirlo se convierte en toda una proeza, y eso que la mayoría de veces el objetivo es más bien modesto, no pretendo recorrer más de 6 ó 7 km.

Para poder correr entre semana tengo que plantearme las cosas de otra manera a como lo haría el fin de semana, no puedo eternizar el entrenamiento y a menudo lo que persigo es buscar un mínimo con el que conformarme, media hora corriendo es suficiente para mantener lo que se aprende con las tiradas largas, como una especie de recordatorio de que correr no se me ha olvidado o algo así.

Quizás algún día me permito el lujo de hacer algo más, pero esos 30 minutos corriendo suponen unos 10 previos y otros 10 más posteriores, únicamente en estiramientos, y si además voy vestido de calle, entonces tengo que cambiarme, con lo que ya estamos contando una hora entre unas cosas y otras.

Eso sí cuando consigo sacar ese tiempo de mi vida para dedicarlo al running, entonces las sensaciones son realmente increíbles y me siento muy bien, me ayuda a desconectar del todo, y creo que hay muy pocas cosas en esta vida con las que conseguirlo.

Total, que hoy precisamente el tema ha consistido en dar vueltas a la pista de atletismo durante 30 minutos, unos 6 km., sin despeinarme, sin pasarme de velocidad, aunque intentando no quedarme excesivamente rezagado, lo suficiente como para poder decir que hoy he corrido.

Entrenando con regularidad

Entrenando con regularidad

Estoy entrenando con bastante regularidad, lo que ocurre es que luego me entra la pereza a la hora de ponerme escribir, casi prefiero esto que no al revés, llenar el blog de artículos, pero no salir a entrenar, no es precisamente mi objetivo.

Así que vuelvo de nuevo a comentar mis entrenos en mi diario runner particular, sin demasiado nuevo que decir, la verdad, aunque sí que estoy trabajando más el tema del fartlek, lo de correr intentando mejorar ritmo, aunque tenga que ir haciendo parones, y la verdad es que me da dando resultado.

Eso sí, no quiero abusar demasiado del fartlek, porque soy consciente de la importancia de la carrera contínua, y de tener que tener preparada una cierta distancia antes de competir (me refiero ahora mismo a los 15K que disputo al final de mes en Tarragona).

Lo bueno del fartlek es que te llena de buenas sensaciones, por lo menos te ofrece la oportunidad de redimirte un poco si piensas que eres lento corriendo, aunque sea unos metros, luego si no puedes seguir, entonces paras, respiras y vuelves de nuevo a intentarlo.

No son unas series, pero creo que sirve para intentar sacar algo más de partido a la velocidad punta, aunque eso empieza a escasear, la cuestión es, como siempre, volver a intentarlo.