Entrenando con modelos de zapatilla diferentes

Llevo dos días entrenando con las Mizuno Wave Rider 19 que tengo en el armario y a las que les había dado poco uso, quería probar si corriendo con este modelo las molestias en el tobillo desaparecían y “Eureka” así ha sido, pero de todas maneras no renuncio a las Asics, pero está claro que tendré que decidirme por unas o las otras, sobre todo en las carreras.

Y es que las Mizuno son muy distintas a las Asics o dicho de otra manera, “el tacto” con el suelo es totalmente diferente, ya lo comenté cuando hablé de esto en Inforunners https://www.inforunners.com/2017/07/asics-vs-mizuno/ intentando comparar las dos marcas niponas.

Ahora mismo estoy hecho en lío a la hora de decidirme por unas zapatillas…

Las Asics Dynaflyte me parecen geniales, las encuentro comodísimas, pero a ritmos lentos, en las tiradas de 5’/km. aparecen problemas, molestias en el tobillo izquierdo, seguramente por no pisar correctamente, está claro que a ese ritmo LENTO la técnica de carrera no es demasiado apurada, el tema desaparece cuando mejoro posiciones de piernas (rodillas arriba) así como estiro los brazos, entonces los dolores desaparecen, pero no me parece demasiado normal hacer tiradas largas a ritmos potentes (no aguanto, porque no estoy en tan buena forma todavía).

Por esa razón la idea de recuperar las Mizuno para un rodaje más suave y la verdad es que ha resultado, ahora veré para qué dedico unas y otras zapatillas, aunque seguramente mañana volveré a calzarme las Asics.

Con todo esto está claro que necesito un estudio de pisada y unas plantillas que poder utilizar, cualquier modelo neutro y listo (lo tengo como algo pendiente para este año).

 

¿Es mejor caminar que correr?

¿Es mejor caminar que correr?

Hoy he vuelto a entrenar, pero me he limitado a caminar durante 16 km.

Aquí viene una cuestión que tiene algo de polémica, ¿es mejor caminar que correr? o es mejor correr aunque sea menos distancia.

Mi respuesta siempre es la misma, para mí es mejor correr, no solamente por las sensaciones que produce (después de una buena sesión de running), también porque en mi caso la idea es preparar carreras, que obviamente no haré andando, y sobre todo si pensamos que se compite como se entrena como una sentencia categórica, aunque la realidad no siempre sea esta por desgracia.

Pero ahora bien, siempre es mejor caminar que quedarse en casa sin hacer nada, por ejemplo.

Y si la idea no es la de preparar ninguna carrera y simplemente se trata de mantenerse en forma, entonces caminar también sirve, ya que castigarás mucho menos las articulaciones.

Después de unos días sin entrenar y con el tobillo haciendo un poco el tonto, he pensado que era buena idea caminar, de paso he probado unos calcetines de Decathlon CALCETINES KIPRUN STRAP KALENJI y cuya función es la de aumentar la estabilidad del tobillo y así prevenir males mayores como esguinces.

La verdad es que el resultado ha sido bastante positivo, pero teniendo en cuenta que solamente he caminado, a la próxima ya los probaré para correr.

En mi sesión de hoy, he dejado el coche a la entrada de Salou y he caminado hasta el paseo marítimo de Cambrils, donde he continuado, andando deprisa, parecido al power walking, al ritmo de mis playlist de Spotify.

Cuando he dado la vuelta para regresar, me he dado cuenta de que no iba a ser tan plácido el entreno, con el sol dándome en la cara, siendo ya las 10 de la mañana y quedándome un buen trozo por cubrir, pero supongo que este tipo de situaciones también sirven para mejorar.

Sin molestias en el tobillo ahora ya puedo volver a hacer algún rodaje.

¿Se puede mejorar en el running a partir de los 35 años?

¿Se puede mejorar en el running a partir de los 35 años?

Hoy día de descanso, prefiero ser prudente, y ahora mismo estoy disfrutando de los Europeos de Atletismo y me relajo un poco…

Me viene a la cabeza cuando comencé a correr, cuando veía que tenía mucho margen de mejora y a medida que salía a entrenar notaba como iba progresando, como si estuviera acumulando puntos, era increíble porque parecía que tras cualquier entrenamiento la mejoría era notable.

No solamente mejoraba a nivel físico, a nivel de concentración y motivación conseguía lo que me proponía.

Pero claro, de esto hace un tiempo, estamos hablando del año 2002, yo tenía 21 años… y sí, mejoré mucho los registros, eso era fácil, era cuestión de entrenar, y esos entrenamientos (aunque costaban un esfuerzo) me eran muy fructíferos.

Pero ahora ya no me ocurre lo mismo, con 36 años no tengo esa sensación de que voy a ir progresando, más bien creo que debo conformarme con conseguir acabar las carreras y si tengo el día, puede que tal vez entonces me dé el venazo y consiga correr a buen ritmo (como me pasó en mi última carrera de 5 Km.).

Me es difícil encadenar dos o tres días seguidos entrenando, porque siempre aparecen molestias o bien me supone bastante esfuerzo, y la motivación no es la misma.

Lo peor también ocurre con la progresión, no parece que sea tan grande, tras un entreno no parece que haya una mejoría sustancial, incluso puede que no exista precisamente ninguna mejora, simplemente como un mantenimiento, como si me tuviera que conformar con no empeorar.

En otras palabras, si no entreno de manera constante, voy bajando mi rendimiento, con lo cual debo conformarme si mis registros se van manteniendo más o menos estables.

¿Es posible mejorar a partir de los 30, 35 años?

Siempre había leído que a partir de los 30 comienzas a tener menos velocidad, pero más resistencia, lo recuerdo de una clase de educación física del instituto, a la que entonces no prestas demasiada atención, y lo recuerdas cuando cumples los 30.

Últimamente me está pasando al revés (con 36 años) me encuentro que estoy mejorando mi velocidad, pero la resistencia no noto que vaya a más.

Me resulta fácil correr cada vez más rápido, con más potencia, pero en cambio no realizo tiradas largas (de más de 10 km.), supongo que cambiaría todo mucho si fuera capaz de mantener un ritmo de 3’30” durante todo el entreno y en las carreras, pero no sé hasta que punto podría conseguirlo con las sesiones que hago.

 

8º día Gimnasio y resignación

8º día Gimnasio y resignación

Puedo ser exigente conmigo mismo, muchísimo, me puedo “obligar” a acabar carreras o entrenos de una determinada distancia, simplemente a seguir, y cuando lo consigo me siento enormemente feliz.

Cuanto mayor es el sacrificio mayor es la recompensa, pero a veces no puedo hacer nada si aparece un dolor físico, porque por mucho que me repita a mí mismo que debo seguir, siento que estoy poniéndome en riesgo.

El tobillo izquierdo me está fastidiando parte de los planes que tengo para correr, no sé si piso mal, si son las zapatillas (tengo unos cuantos pares y me pasa con todos, y no son precisamente modelos de gama baja…).

Espero a septiembre para visitar un podólogo y ver si con un estudio de pisada completo y exhaustivo me pueden dar una respuesta y seguramente una solución en forma de plantillas (en un primer momento había sido algo reticente a ello, pero ahora lo veo como la mejor opción).

El gimnasio está siendo mi aliado cuando no puedo correr en condiciones, aunque hoy me he probado en la cinta, el dolor no ha mejorado, así que lo he acompañado de más cardio y musculación, pero no me produce las mismas satisfacciones que correr (igual no genero tantas endorfinas).

Después ya en casa he optado por aplicarme hielo, no es que me duela mucho al caminar, pero así me calma, y paso de tomar antiinflamatorios como ibuprofeno o naproxeno si no es necesario (si no aguanto).

De momento me lo tomo con calma, gimnasio y resignación, me tomaré un día de reposo para volver a correr otra vez con ganas (y espero que sin dolor).

7º día A seguir corriendo

7º día A seguir corriendo

Hoy hemos continuado con calor sofocante, un calor que te hace sudar aunque no estés moviéndote y que te quita las ganas de hacer prácticamente cualquier cosa que suponga un poco de esfuerzo.

Por la mañana tampoco he madrugado (cosas de tener vacaciones) y cuando me he dado cuenta el sol ya brillaba con todo su esplendor.

He ido esperando para ver como evolucionaba el día, pendiente de las previsiones, de la esperanza de que las altas tempersturas dieran una tregua.

Al final he decidido salir a las 19h. , y para evitar correr por zonas con poca sombra he ido directo a la pista de atletismo, allí me he dado cuenta de que el ambiente era abrasador y que realizar ejercicio físico sería una locura, por esa razón finalmente he corrido 4 km.

Además de alguna que otra molestia en el tobillo izquierdo, que ya veremos como soluciono, de momento muchos estiramientos antes y después de correr y algunas repeticiones de técnica, acompañadas de algo de gimnasio,

Una vez en casa a disfrutar del europeo de atletismo por televisión…

El calor me pudo… descanso activo

El calor me pudo… descanso activo

Hay algo que prevalece, por lo menos, en mi filosofía runner particular, y creo que debería ser así en cualquier persona que se dedique a esto como un hobbie, y es que hay que buscar disfrutar, pasarlo bien, y aunque resulte paradójico sobre todo porque muchas veces este deporte parece que esté basado en el esfuerzo y el sufrimiento, a veces el cuerpo te dice basta y hay que obedecer.

Ayer día 5 fue un día de alerta por calor, y hoy lunes, aunque la cosa ha mejorado, sigue siendo de bochorno absoluto, además el clima que tenemos habitualmente por estos lares es con una cierta humedad, lo que tampoco ayuda demasiado.

Madrugar hoy para salir a correr no ha sido posible, y cuando me he dado cuenta ya había salido el sol, y por la tarde tampoco lo he visto como una solución porque no me apetecía, soy de los que prefiere correr por la mañana si es posible.

Total, que no voy a “machacarme” demasiado por no haber cumplido con mi idea de correr cada día, me lo he tomado como dos días de descanso y ya está, mañana martes a intentarlo de nuevo.

4º día Gimnasio en plena ola de calor

4º día Gimnasio en plena ola de calor

Se ha anunciado una ola de calor que durará hasta mediados de la semana que viene, y a las 7 de la mañana el termómetro ya rondaba los 30ºC, con lo que me he ido directo al gimnasio.

He comenzado, eso sí, en la pista de atletismo, me he puesto a hacer estiramientos, y sin practicar ejercicio alguno ya me he puesto a sudar.

Después he intentado trotar un poco, ejercicios de técnica, pero al ver que el ambiente era irrespirable he pensado que tal vez no era la mejor de las ideas y me he metido en el gym.

Por cierto, en el gimnasio contiguo no hay aire acondicionado, pero todavía se podía soportar un poco a esa hora, con lo cual me he subido a la bicicleta para completar la sesión de cardio y después acabar haciendo un repaso a las máquinas de musculación, con un poco de todo, pero con poca carga y sin abusar demasiado de mis posibilidades.

Lo cierto es que el clima puede que no vaya a acompañar demasiado en las próximas jornadas, cosas del verano, del mes de agosto abrasador, nada que no estuviera previsto, pero ahora es cuando tocará esforzarse un poco más, hacer bueno el dicho de que cuanto mayor sea el sacrificio mayor será la recompensa (pero espero que el calor se apiade un poco de mí estos días).

3r día de running… no va a ser fácil

3r día de running… no va a ser fácil

Soy consciente de que las adversidades pueden llegar, de que un día puede que comience a correr y me sienta algo fatigado, tenga que parar si estoy sobre entrenado,  y necesite descansar, o bien puede aparecer alguna molestia, ese dolor inevitable que te obligue a replantearte todo porque da al traste lo que habías creído que podías hacer y al final no.

Y hoy precisamente he notado molestias en el tobillo izquierdo, a ese al que no le pasa nada grave pero que de vez en cuando hace el tonto y aún así he preferido correr que parar, pero sabiendo que tal vez mañana la idea no sea de correr tanto y pueda pensar en pasar por el gimnasio, para hacer otros ejercicios alternativos, como una buena sesión de musculación y algo de cardio en forma de bicicleta posiblemente, aún así, si no hay molestias, creo que seguiré, todo depende de como me despierte.

Como tenía muy vistos los circuitos habituales en Reus, me he desplazado hacia el Paseo marítimo de Cambrils, por el que tengo predilección absoluta y que me encanta ya que me permite realizar cualquier tipo de entrenamiento, sin tener la sensación de estar en un lugar excesivamente turístico (aunque lo sea), con el mar al lado y con un circuito interminable, que parece que no te lo acabas, eso sí, muy transitado, lo que por otra parte creo que está genial porque así nadie te ve como un bicho raro porque corres y eso en la ciudad no pasa.

Se van notando los km. en las piernas, que parecen tomar forma, y correr de un tirón casi todo el trayecto hoy no ha costado tanto, eso sí a un ritmo no demasiado elevado, cuando llevaba unos 3 km. me ha comenzado a doler el tobillo, no estoy seguro, pero creo que el dolor aparece cuando voy más lento, cuando no sé estirar la zancada, quizás tengo que mejorar un poco la técnica para cuando no esprinte, nada que no se solucione con entrenamiento, aunque siempre cuesta más cuando no tienes entrenador y vas a “tu bola”, seguramente porque es más complicado ver tus propios errores, así que de momento paciencia en ese sentido.

Aunque parezca una tontería para mí encadenar 3 días seguidos corriendo (hoy en día) es todo un reto, hacía muchos años que no conseguía estar tan enchufado y eso hace que afronte mis objetivos con más optimismo aún.

 

2º día de running seguido

2º día de running seguido

Mi objetivo personal es correr cada día hasta el 26, que es justo cuando acabo vacaciones, sé que será complicado, y como mucho me permito la licencia de cambiar algún día por el gimnasio, pero sin abusar demasiado.

Las piernas se van cargando a medida que pasan los días, esa sensación de que los entrenamientos sirven de algo me gusta, por eso hoy ha sido bastante duro, la verdad es que al comenzar a trotar ya he notado que no respondía tan bien como ayer, pero como se trata de perseverancia y de seguir, pues es básicamente a lo que me he dedicado.

Sigo sin conseguir hacer los 6 km. de un tirón cuando salgo, pero soy capaz de cubrir la distancia de manera fraccionada, al tiempo que me doy un paseo (hoy 15 km. entre caminar y correr), 6 km. únicamente de running, en 27′ y algo, que la verdad es lo que menos me importa.

Dos días en los que he estado saliendo por Reus, en distintas zonas, y seguramente mañana será día de cambiar hacia la playa, que siempre me suele ir bastante bien, tendrá que ser pronto, porque a partir de las 8 de la mañana correr con sol ya se convierte en algo épico y últimamente estoy poco para este tipo de historias, me conformo con ser capaz de correr durante unos minutos y volver a casa para descansar.

Comienzo las vacaciones con running

Comienzo las vacaciones con running

1 de agosto, muchos comenzamos vacaciones, temporada de relax para la mayoría de corredores, que incluso aprovechan para un descanso de la actividad, pero en mi caso, como en otros años anteriores, me quiero tomar este mes como reto para ponerme en forma y comenzar septiembre a tope.

Salir a correr sin preocuparse por la hora es una maravilla, eso sí, el madrugón toca hacerlo igual, porque a partir de las 8 de la mañana el sol ya aprieta, así que a las 6 y pico ya estaba por ahí trotando.

A las temperaturas altas hay que sumarle mi estado de forma (muy mejorable), con lo que he estado corriendo y caminando por la calle, para acabar con una sesión de running de 6 km. a un ritmo muy interesante, 4’40”, sin más pretensión que la de llegar a esa distancia.

Ahora a disfrutar del resto del día.

Mi idea es intentar correr cada día, por lo menos durante mis vacaciones, ir de menos a más, aunque supongo que habrá jornadas en las que costará un poco, pero se trata de ir sintiendo las piernas un poco cargadas y conseguir hacer entrenamientos de un tirón (sin tener que parar).