En este momento estás viendo Parar de correr por culpa de una hernia

Parar de correr por culpa de una hernia

Al final tendré que sacar una categoría con el nombre de «hernia»…

Bueno el caso es que hoy ha vuelto a doler, solo comenzar a trotar, y una vez en la calle he pensado que lo de rendirse no es una buena idea, pero está claro que hacer el «burro» tampoco, con lo cual he cambiado mi plan y en lugar de correr he caminado rápido.

Parar de correr por culpa de una hernia es un suplicio para los que somos amantes de este deporte, pero a veces no hay más remedio, tampoco se trata de dejar de hacer deporte, pero es necesario cambiarlo para no perjudicarnos.

La hernia inguinal solamente tiene una solución y es operarse, puedo pensar en métodos alternativos, que si la intervención puede esperar… ¿esperar para qué?.

Y mientras tanto pienso en si he hecho algo mal durante todo este tiempo, pero lo cierto es que incluso a los deportistas de élite, preparadísimos, les ha podido ocurrir, no deja de ser una lesión más, y es que factores como la edad, aunque me pese, y aspectos genéticos, son fundamentales en esto.

De todas maneras soy muy optimista, una vez operado deberé ser prudente, pero no es ningún drama.

Y antes de la operacion tengo opciones para seguir disfrutando del deporte, de mis sesiones en el gimnasio, de caminatas, que aunque no sean corriendo, me permiten pasar más tiempo y hacer una mayor distancia, evitando eso sí un mayor impacto.

No soy el primero ni el último runner de la tierra en sufrir este tipo de lesión, tengo una conocida que también pasó por algo así y el hecho de que alguien más lo haya reportado en su blog también es, en cierto modo, un alivio, saber que dentro de lo que cabe, no soy el único que  ha pasado por esto.

Tocan días de todo, pero siempre con ganas y optimismo, todo se supera.

Deja una respuesta