En este momento estás viendo ¿Un pronador puede correr con zapatillas neutras?

¿Un pronador puede correr con zapatillas neutras?

Hace unos años me hicieron un test de pisada, era el típico que te hacen en tienda, a través de una marca como Asics, en el que el resultado fue que tenía pisada neutra, y que incluso tendía a supinar con la derecha…

Tiempo más tarde, fui al podólogo al sufrir molestias en el tobillo izquierdo y tras un análisis exhaustivo se me diagnosticó pisada introvertida severa… vaya que de neutro poco.

Puede que con el paso de los años y después de una operación de rodilla mi tipo de pisada haya cambiado.

Hasta ahora siempre me he encontrado mucho mejor usando zapatillas con control de pisada y estabilidad (para pronación) que cuando he intentado testar algunas neutras, al final han acabado apareciendo molestias, aunque no siempre ha sido así, precisamente en las zapatillas más ligeras es cuando menos problemas he tenido.

La gran cuestión… ¿un pronador puede correr con unas zapatillas neutras?

Aquí la respuesta es que sí, pero siempre con muchos matices.

Depende del tipo de pronación, puede ser más ligero o más agresivo, de la técnica que se tenga, cuanto más depurada sea, mejor, y luego depende de cada corredor, porque como todos somos únicos, puede que a alguien no le afecte lo más mínimo y a otro le aparezcan todos los males, aspectos como el peso también condicionan.

Luego viene la respuesta de un podólogo, que básicamente es que utilices una plantilla personalizada, que podrás introducir en cualquier zapatilla neutra, esta solución, que científicamente parece la óptima, puede resultar incómoda para la mayoría de corredores, porque hay que acostumbrarse.

No es fácil correr con una plantilla de este tipo, al principio se hace muy raro, aunque si eres capaz de pasar esas primeras sensaciones, sí es lo más recomendable.

Igualmente conozco corredores que jamás han pensado en el problema del tipo de pisada, han elegido una marca y un modelo, neutro, y se han echado a las calles a trotar, los considero muy afortunados.

Si no estás seguro del tipo de pisada que tienes, tampoco te obsesiones con ello, elige algún modelo que tenga algo de estabilidad si crees que puede ser este tu gran dilema, hemos simplificado mucho el tipo de pisada y los hemos reducido a tres, sin tener en cuenta otros aspectos y movimientos que hace el pie.

La gran solución, en mi humilde opinión, más que tener que verse obligado a utilizar un modelo concreto para solucionar «ese defecto» está en mejorar la técnica, realizar muchos ejercicios de propiocepción, aunque  esto es algo que no es sencillo y es posible que necesites ayuda de profesionales para conseguir mejorar.

Deja una respuesta